Deportes

Apoyo privado: un gran desafío para el deporte

Por: Daniel Kuschel | 28 de Agosto 2017
Fotografía: Agencia Uno

Es un hecho en el ambiente deportivo. Para poder triunfar en cualquier disciplina, necesitas recursos económicos más allá del talento, apoyos que muchas veces se obtienen sólo de planes gubernamentales y que son muy difíciles para un deportista sin resultados, de conseguir desde ambientes privados.

Causas del hecho de que invertir en deportes sea poco atractivo en Chile para los privados hay varias, siendo una de las principales lo intangible de los resultados. La gran mayoría lo hace sólo con deportistas consagrados que les aseguren un retorno mediático de manera casi inmediata, o -dependiendo de su magnitud- por medio de una ley de donaciones que tiene limitantes casi excluyentes para cierto tamaño de empresas.

Eso sí, si se analizan los beneficios, se encuentran varios. “Algunos lo ven por el lado de la responsabilidad empresarial (RSE), y otras por el marketing. A las marcas de ropa deportiva, por ejemplo, les interesa esto último, en el ámbito de acción de su mercado”, comenta el seremi del Deporte de la Región del Bío Bío, Leonardo Baño. “Algunos lo de la RSE lo hacen por el tema de la norma ISO, para certificar la calidad de la empresa. La motivación dependerá de cuán cercano sea a su política empresarial”, agrega.

Pero a los que faltan hay que motivarlos, y en el cómo es uno de los factores en el que los distintos actores están fallando. “Se creó una figura de gestor deportivo en su momento, cuya intención era que hubiese un grupo de personas que cumpliera esta función, lo que implicaba unir el interés de la empresa por donar, y por otro lado la asociación deportiva o deportistas que no tienen tanto contacto con las empresas”, sostiene Baño.

Y son varios los actores que en este momento cree que faltan personas dedicadas a esta tarea de conectar a los deportistas con las empresas. “Ese gestor hace falta. A mis alumnos les digo que deberían explotar esa área, porque hay un nicho ahí que no está siendo explotado y que en términos de remuneraciones también es interesante”, indica también el seremi del Deporte.

“A mí me gustaría hacerlo, para no seguir perdiendo deportistas porque no tienen recursos. Hay muchos recursos humanos, muchos buenos deportistas para poder apoyar”, comenta Víctor Aravena, campeón sudamericano de atletismo y quien ha debido luchar durante toda su carrera para obtener recursos que le permitan competir.

Ahora, bien, existe también cierto desconocimiento y falta de preparación muchas veces, respecto a la forma cómo pueden ser llevados adelante estos apoyos. Muchos encargados de contabilidad, por ejemplo, son muy reticentes a la hora de que las empresas quieren utilizar la ley de donaciones deportivas.

“Hay desconocimiento por parte de las empresas, de los deportistas y los clubes. Porque cuando alguien dice que es complejo, ninguno de los actores es capaz de responder con argumentos que en realidad es simple”, señala Leonardo Baño. “Nosotros tenemos que ir a buscar empresas utilizando las herramientas que el Estado tiene, y la principal que hay son las donaciones con fines deportivo, que permite por un lado rebajar impuestos, y lo que no lo pueden pasar, que sea por RSE”, argumenta también la autoridad deportiva, sobre un formato utilizado por ejemplo en las corridas Milo o en el RallyMobil.

Pero hay quienes también creen que a la ley le faltan aspectos para ser atractiva para todas las empresas. “La ley tributaria está hecha para grandes empresas. A las más chicas el aporte que te puede generar es muy poco, si bien ayuda, lo hace a las gigantes que están dispuestas a invertir y ayudar”, explica el multicampeón nacional de rally, Jorge Martínez, sobre el funcionamiento de esta.

De hecho, actualmente la ley del deporte permite que las empresas puedan recuperar hasta el 50% de lo donado, pero el monto tope para declarar como donación es el 2% de sus utilidades. Es decir, por ejemplo, una empresa que tiene 100 millones de pesos mensuales de utilidades puede someter a beneficios tributarios un monto máximo de 2 millones como donación, y de ellos, recuperar uno. “Tenemos una deuda como Estado en entregar las herramientas a todos los actores para así promover el uso de franquicias a través de donaciones deportivas, por medio de una correcta información y un seguimiento de lo que implica generar un proyecto”, reconoce Leonardo Baño.

Resultados primero

La gran mayoría de los deportistas que hoy tienen apoyos de empresas privadas han debido primero obtener resultados sobresalientes en sus disciplinas que les permitan negociar con las empresas.

Así lo reconoce, por ejemplo, Jorge Martínez. “En general Chile está súper poco desarrollado en apoyo a deportistas a nivel gubernamental, y es muy difícil que uno crezca en base a lo que el Estado entrega. Desde esa base, todos los deportistas, en mi disciplina al menos, se desarrollan en base a emprendimientos personales, y una vez que invertiste durante mucho tiempo y dinero, y lograste tener resultados, recién ahí puedes conseguir auspicios y encontrar apoyos en la empresa privada”, explica, argumentando también que “a las empresas llegas con resultados en mano, pero para ello tuviste que hacer una inversión personal importante”.

En tanto, Leonardo Baño pone otro ejemplo al respecto. “A la Isidora (Jiménez) todo el mundo sabe que si hay un campeonato de atletismo ella va a aparecer”, sostiene.

La realidad económica es otro factor que afecta. “Faltan actores que unan a deportistas con las empresas. Los pocos que hay hacen un trabajo, pero es difícil porque cuando el país está con poco crecimiento, las inversiones que primero cortan las empresas son las de marketing”, comenta el vicepresidente de Huachipato FC, Marcelo Pesce.

Y lo ejemplifica con la actividad en la que está inmerso. “Para el fútbol es muy difícil conseguir recursos porque es de montos muchos más altos en relación con otros deportes. Los últimos tres años ha sido difícil negociar los auspicios porque las empresas tienen presupuestos muy restringidos, porque hay muchas que antes invertían y ahora no lo hacen, o tienes menos recursos para hacerlo”, argumenta.

Es en este momento en el que entran las distintas políticas y estrategias para captar auspicios. “Nuestra política no es vender a cualquier precio, y ese es el motivo por el cual Huachipato tiene pocos auspiciadores. Me llegan propuestas, sin embargo, preferimos tener pocos, pero buenos”, indica Marcelo Pesce.

Para Jorge Martínez, en tanto, va también en qué y cómo lo vendas. “Si bien es cierto ha ido mejorando con el tiempo, eso también ocurre porque lo que se ofrece ha ido mejorando. En el caso del RallyMobil, tiene muchas plataformas que antes no tenía y que eso lo hace menos complicado de vender”, expresa.

El centralismo

Otro de los factores es también el exceso de concentración de la toma de decisiones en Santiago. Hoy, en la Región del Bío Bío son muy pocas las empresas que toman decisiones sobre apoyos derechamente en la zona, y para poder concretar los recursos se necesita la aprobación de estos en Santiago.

“Para todo tipo de cosas es más difícil estar en región que en Santiago. La experiencia que tengo es que cuando tenía que cerrar un auspicio importante tenía que viajar y hacerlo en Santiago”, señala Jorge Martínez, uno que tiene 13 años de carrera en el cuerpo, en los que ha debido buscar sus auspicios año a año.

“Tienes una empresa que contamina en Coronel, y aún así deben preguntar a Santiago si pueden apoyar a los deportistas”, comenta Víctor Aravena sobre la comuna en la que nació, vive y entrena.

Ejemplos a seguir

Así como cuesta conseguir apoyos, hay varias empresas que rompen el paradigma y han visto en el deporte una actividad que les permite desarrollarse.

Algoritmos, entidad dedicada a los modelamientos matemáticos y mediciones en temas medioambientales, es uno de los sponsors de la Universidad de Concepción que llama la atención en sus camisetas.

“A la UdeC decidimos apoyarla porque yo estudié ahí y porque soy hincha del club deportivo. Es por un tema más bien de contribuir, de dar la mano de vuelta a la institución que me formó y al club deportivo del cual yo soy fanático”, comenta su gerente general, Claudio Seguel, sobre una entidad que también apoya a otras instituciones amateurs con indumentaria principalmente. “Es por lo mismo, porque también jugué fútbol de barrio y sé lo que cuesta a veces conseguir las camisetas”, agrega.

Sobre sus motivaciones, Seguel reconoce el hecho de que va más por un tema valórico. “No hay un retorno inmediato, ni siquiera a mediano o largo plazo. Es muy bajo el que puede significar a la empresa. No creo que gane clientes por ello, por lo que más bien hay una inquietud de aportar de otra forma a la sociedad”, indica.

Otro de los actores importantes en el deporte nacional hoy es PF, empresa de alimentos que está muy presente tanto en el fútbol chileno, como en deportistas olímpicos, canchas de gol o rugby, e incluso ahora en el equipo Joker de rally.

“Es nuestra forma de apoyar la vida sana y evitar principalmente el sedentarismo, mantener la gente en movimiento”, indica Sergio Barrientos, gerente corporativo de Marketing de la empresa.

Para Barrientos, el ideal sería que más empresas se sumaran a esto más allá de los réditos económicos. “Tenemos muy claro que somos una de las pocas empresas que invierten tanto en deportes. Ojalá se unieran más, porque es una de las mejores fórmulas para evitar el sedentarismo que hoy tenemos en nuestros niños”, sostiene, argumentando también que “es un grano de arena con el que cada empresa debe sentirse responsable y aportar a la comunidad. Ojalá tuviésemos un país con una cultura deportiva que apoyara más a sus exponentes”.

¿Qué hacer?

Dentro de las soluciones posibles, Claudio Seguel de Algoritmos cree que es necesario mejorar la ley de donaciones existente. “En otros países se hace porque hay beneficios tributarios importantes. Las empresas muchas veces se guían por los fríos números, tienen directorios que se mueven por la rentabilidad y los bonos de los gerentes son de acuerdo a ello, por lo que un gasto no es atractivo”, explica.

“En otros países puedes descontar impuestos por donar a instituciones sin fines de lucro o deportistas. Con la ley que hay hoy la empresa no gana, no es atractivo”, argumenta también.

Por otro lado, para Leonardo Baño la política deportiva que tendrá la Región del Bío Bío aportará en este aspecto. “La política regional nos va a permitir tener líneas de acción y aprovechar las empresas y bases de datos para así asignar recursos”, señala, sobre un aspecto que debe mejorar para que los talentos no se pierdan en el camino.

¿Cómo aportar a través de la ley de donaciones?

Puede hacerlo un privado (empresa) o persona natural. Para poder llevar adelante este beneficio, primero se debe gestionar un proyecto patrocinado por un club deportivo reconocido en el Instituto Nacional del Deporte, el que será sometido a evaluación.

Luego de esto y si es aprobado, se debe conseguir una empresa interesada en financiarlo, la que recibirá una vez entregados los montos de la donación un certificado que podrá utilizar en su ejercicio tributario.

El donante podrá rebajar el 50% de lo aportado, con un tope donación declarable de máximo un 2% de sus utilidades anuales.

Etiquetas