Deportes

¿Cuánto le queda a la “generación dorada” y qué viene después?

Por: Paulo Inostroza | 10 de Julio 2017
Fotografía: Agencia UNO

Vidal, Alexis y Medel siguen llevando a Chile a finales, pero la camada más ganadora en la historia de nuestro fútbol bordea los 30 años. Hay una sensación alarmista de que no queda nada después de ellos. ¿Cuál es la realidad del recambio?

“Hay otra generación dorada después de esta. O sea… Están esos buenos jugadores, pero hay que ir a buscarlos región por región, trabajar con ellos y unirlos. Ese es el trabajo que debemos hacer”. Las palabras son de José Sulantay, el artífice de este grupo que ha jugado tres finales consecutivas y le enseñó a Chile a ganar. El “Negro” asegura que “hay que disfrutarlos un par de años más, pero después vendrán las lesiones, tienes más años encima, la carga de partidos internacionales… Eso un día te llegará sí o sí, aunque seas Vidal o Medel, y tenemos que estar preparados”.

El hombre que llevó a Chile a dos mundiales Sub 20 (Holanda 2005 yCanadá 2007) advirtió que “cuando armas selecciones menores, hay presión de Santiago para que pongan jugadores de equipos grandes, pero yo me salté todo eso. Fui a regiones. De ahí salieron Carmona, Jara, Morales, Alexis. Hay mucha gente humilde y por eso hablábamos mucho. Después de cada almuerzo, conversábamos casi quince minutos de cosas de la vida, del compañerismo, de la fama. Hoy se ve un grupo bien trabajado en lo futbolístico, sin duda, pero también un grupo muy unido. Ellos se cuidan, se defienden y no hay una pelea de egos para ver quién es mejor. Ganan siendo un equipo”.

Edzon Riquelme defendía a D. Concepción cuando disputó ese Mundial de Holanda 2005. El ex zaguero recuerda que “se hizo un trabajo a largo plazo con el ‘profe’ Sulantay y eso hoy no sucede. Con tres o cuatro técnicos de Fútbol Joven en tan poco tiempo no logras una línea de juego. La clave está en las series menores, donde tomas a los chicos desde cero porque en la adulta ya están hechos. Sulantay iba a regiones, viajaba mucho y se echó gente encima por bancarnos a nosotros”.

El zurdo que era titularísimo de esa Sub 20 expresa que “esta generación dorada lleva casi 10 años juntos, es resultado de un trabajo serio. El ‘profe’ Sulantay se preocupaba mucho de la persona y Bielsa fortaleció eso. Pedro Morales siempre me contaba eso, que hacia afuera hablaba mucho de táctica, pero en el camarín intentaba siempre hacer fuerte al grupo, potenciar lo colectivo. No será fácil repetir algo así con otra generación, pero debemos apuntar a las bases porque siempre irán saliendo buenos jugadores”.

Alejandro Padilla es uno de los técnicos emblemáticos del Fútbol Joven de Huachipato y, sobre el tema, opinó que “me alegra ver que Pizzi están incorporando gente como Díaz, Rodríguez, Sagal y Valencia. Haciendo un recambio paulatino. Creo que todos podemos aportar y es importante potenciar nuestro torneo del Fútbol Joven, generar un campeonato de mejor nivel, disminuir los extranjeros, darle minutos a los chicos en el primer equipo… Tal vez volver a los playoffs, que son más competitivos”.

El DT agregó que “este grupo es fruto de mucho trabajo, pero también de condiciones naturales. Siendo sinceros, va a pasar mucho tiempo para que nazca otro Alexis o un nuevo Vidal, porque son extraordinarios. Lo que debemos aprovechar es de transmitir la actitud que nos han enseñado y hoy tú ves que los chicos quieren ser campeones del mundo y no le tienen miedo a nadie. Cuando Pizzi suma jóvenes a sus prácticas, al lado de Medel y Bravo, los va contagiando de eso”.

Suma de cuatro camadas y los límites de la edad

Esta generación dorada de Chile se puede explicar por cuatro grandes grupos: las dos selecciones Sub 20 de José Sulantay, la “U” de Jorge Sampaoli y la Sub 23 del 2004. Sumando estos elementos, se obtiene como resultado a la camada de jugadores más ganadora de nuestra historia.

De la “Rojita” mundialista del 2005 aparecen Gonzalo Jara, José Pedro Fuenzalida, Marcelo Díaz, Matías Fernández y Carlos Carmona. Todos superan los 30 años y, teóricamente, son los primeros que irán en retirada. Algunos, ya lo están haciendo.

De la Sub 20 que fue tercera en Canadá 2007, se rescata a Arturo Vidal, Gary Medel, Mauricio Isla, Alexis Sánchez y Cristopher Toselli. Todos a punto de llegar a los 30 años y en el peak de su madurez y nivel físico. Les queda cuerda, pero ¿cuánto más aguantarán a este superlativo nivel? Tal vez, unos tres años.

También hay un lote más joven, que se integró después, y ahí sobresalen Charles Aránguiz y Eduardo Vargas, que este año cumplen 28. Ellos son de la “U” de Sampaoli, donde también alcanzó su máximo nivel Johnny Herrera.

Y para completar el grupo, aparecen Jean Beausejour, Claudio Bravo y Jorge Valdivia vienen de la Sub 23 del 2004, con Juvenal Olmos. Tienen 33 y 34 años.

Así se trabaja con Pizzi

Ignacio Tapia tiene 18 años, defiende a Huachipato y ha sido tres veces sparring entrenando con la “Roja” de Juan Antonio Pizzi. “También he jugado tres veces contra ellos, cuando me llaman a la selección Sub 20”, cuenta “Nacho”.

El acerero reveló que “es lindo practicar con esos jugadores que uno siempre vio por la tele y que han ganado todo, pero no es fácil. Tienen movimientos súper bien aprendidos y cuesta meterse en esa dinámica. El ‘profe’ es de retar harto porque quiere que todo salga perfecto. Hay que repetir muchas veces los ejercicios para que resulten bien”.

¿Y quién se ha preocupado más de integrarlo? Tapia apuntó que “cuando llegué estaba Sagal, que ya lo conocía, pero del resto… Charles Aránguiz. Él se ve muy piola y no habla mucho para afuera, pero en el grupo siempre se acerca a los más jóvenes. Te da consejos, conversa mucho con uno. Esas cosas a veces no se saben”.

El jugador, que fue banca en el amistoso con Burkina Faso donde la “Roja” se despidió de Chile antes de la Confederaciones, comentó que “la gente exagera mucho con que después de la generación dorada no tenemos nada y creo que no es así. Se está haciendo un buen trabajo, con gente de 18, 19 años y poniendo de a poco a Martín Rodríguez, Paulo Díaz y otros jugadores que tienen proyección. Es algo que se hace de a poco, porque no se cambia toda una generación de un día para otro y se nota que el profe Pizzi lo tiene claro y está haciendo las cosas bien”.

Etiquetas