Deportes

MOTORES’17: Cuatro tips que ayudan al cuidado de tu auto

Por: Daniel Kuschel | 03 de Julio 2017
Fotografía: Diario Concepción

El cuidado de tu auto ayuda a mantener muchos factores, como su valorización en el mercado, su rendimiento y su seguridad sobre el camino. Aquí te dejamos cuatro aspectos a tener en cuenta en su mantención:

– Lubricantes: Es una mantención importante para tener en buen estado el motor. Ayudan que cada pieza de éste se mueva con facilidad y así evitar roces entre ellas que puedan generar daños, además de aportar a mantener la máquina a buena temperatura. Se debe revisar el nivel de aceite de manera periódica, así como también utilizar un aceite de excelente calidad y cambiarlo según las recomendaciones del fabricante relativas a su vida útil.

– Frenos: Además de ser uno de los aspectos más importantes en la seguridad de tu auto, los frenos en buen estado también aportan a su cuidado y a que este tenga un buen rendimiento. Frenos en mal estado influirán en el desgaste de otros aspectos, como la vida útil de los neumáticos y amortiguadores. Además de cambiar las pastillas según el tiempo que indica el fabricante de tu auto para evitar mayores daños, se debe revisar constantemente el nivel del líquido de frenos. Revisarlos una vez al año al menos.

– Neumáticos: Otro aspecto importante de la seguridad de tu auto, que deben ser mantenidas en buen estado. El primer factor que influye en ello es que tengan una presión de aire adecuada según las especificaciones del fabricante. Lo anterior, ayudará a que su desgaste sea parejo y también a que tu vehículo mantenga su alineamiento por más tiempo. Por otra parte, en autos de tracción simple, procura rotarlas cada cierto tiempo, para que así aumentar su vida útil.

– Amortiguadores: Los amortiguadores ayudan a mantener el control y estabilidad del vehículo, nivelan golpes e impactos que el auto pudiese tener en situaciones inesperadas, y así además ayudan a que las llantas se mantengan adheridas al suelo y no sufran mayor desgaste.
Si bien estos pueden parecer en buen estado, es recomendable su cambio entre 50 y 60 mil kilómetros de recorrido, y más aún cuando existen signos de desgaste como poca estabilidad del vehículo o ruidos constantes al avanzar.

Etiquetas