Deportes

La fórmula para compatibilizar los estudios y el alto rendimiento

Por: Samuel Esparza | 07 de Junio 2017
Fotografía: Max Montecinos | IND

El destacado técnico español Bienvenido Front, lidera un innovador plan de estudios para deportistas de elite, que integran entre otros los cuatro hermanos Abraham. Aquí su fórmula.

Comentarios de todo tipo generó la nota de Diario Concepción sobre las trabas que enfrentan los deportistas de alto rendimiento que pretenden obtener un título en la educación superior de Chile.

Poco o nulo apoyo de las casas de estudio, en cuanto a horarios y malla curricular, aparecen como el mayor obstáculo hoy, provocando que los atletas deban optar por estudiar o ser deportista. Sin embargo, en el Centro de Entrenamiento Regional (CER) de Remo en Valparaíso, se está fraguando un gran cambio. Se trata de 10 remeros (siete de Bío Bío), quienes liderados por el head coach nacional, Bienvenido Front, están brillando en su disciplina a la par de avanzar seguro en sus carreras universitarias.

Detalles de una revolución

Recién empieza a contar los detalles de su iniciativa, y “Bienve” lanza una frase que da sentido a todo lo que hoy se está haciendo: “Creo que lo único que es compatible con el alto rendimiento, son los estudios”. Esa filosofía es la que inculca al grupo que entrena en Curauma, donde la exigencia es clara. “En este equipo no hay chico que no esté estudiando. Es prioridad número uno para estar en el programa de alto rendimiento, o no se entra, por lo menos hasta que yo esté al mando”, asegura el español.

“Todo parte por el convencimiento -continúa-, de que es fundamental que la gente aproveche sus 8 o 10 años de vida deportiva en el alto rendimiento para estudiar y formarse para el futuro. Hace más de un año comenzamos un programa en Valparaíso con la U. Andrés Bello y la Federico Santa María, con apoyo del Coch. Explicamos a los jefes de carrera cuál era la situación de nuestros deportistas, nos escucharon y logramos lo que necesitábamos: que los chicos pudiesen tomar menos ramos en el primer semestre, permitiéndoles seguir entrenando y compitiendo a máximo nivel para, en el segundo semestre, intensificar la agenda académica”, detalla.

Una tarea que es para nada sencilla y requiere del máximo compromiso de los remeros, como el mismo técnico explica. “No es lógico pensar que 10 deportistas condicionarán la vida diaria de toda una universidad, así que nosotros nos adaptamos al horario. Entrenamos a las 5:30 de la mañana, para que los chicos vayan a clases entre 8:30 y 14:00 horas. Se vuelve a la práctica a las 16:00 horas y después ellos refuerzan materias difíciles con profesores particulares de las mismas universidades, para aprovechar al máximo el tiempo. Lo que se pide es que, cualquier certamen que coincida con la época de nuestra gira a Europa, o con campeonatos del mundo, sudamericanos, panamericanos o lo que dicte el calendario deportivo, se pueda anticipar o retrasar”, sostiene.

Gracias a esa fórmula, hoy los mejores remeros de Chile, están camino a sacar un título. Es el caso de los remeros regionales, Antonia Abraham (Educación Física); Melita Abraham (Psicología); Ignacio y Alfredo Abraham (Ing. Civil Industrial), y César Abaroa (Nutrición), todos en la Unab, además de Josefa Vila, con Ingeniería Comercial en la F. Santa María. Ellos llevan año y medio radicados en Valparaíso, donde se les dio la opción de ser deportistas de elite en sus aulas.

Igual que en Europa

Bienvenido Front dice que no inventó nada, “soy el mejor copiador de las buenas ideas que se dan en el mundo”, reconoce. Por lo mismo, asegura que lo mismo que está ejecutando en Curauma se hace en las principales capitales del orbe.

“Los deportistas deben salir de su zona de confort, eso pasa en Estados Unidos y en los países que funcionan deportivamente. Todos compaginan, las universidades quieren deportistas y los deportistas quieren ser universitarios. En Australia, entrenan a las 4:45 de la mañana porque a las 8:30 están en clases; a las 15:30 vuelven al agua y a las 18:00 en sus casas. En Inglaterra, donde estuve mucho tiempo, y donde universidades como Cambridge u Oxford tienen tradición remera, las prácticas son a las 7:00 AM por lo duro del clima. Van a clases de 9:30 a 13:30, almuerzan, entrenan de 15:30 a 17:30 y luego tienen clases de refuerzo vía online o presencial. Si alguien cree que las universidades dan todo en bandeja, se equivoca. Ayudan, pero hay compromiso del deportista”, dice.

El técnico culmina con una reflexión. “Lo que deben entender las autoridades en Chile es que un atleta de elite no puede cumplir una carrera universitaria en 5 años; serán 8 a 10. Asimismo, el deportista de alta competición comprenderá que requiere seis horas diarias de entrenamiento de lunes a viernes, por tanto hará una carrera universitaria compatible. Porque si eligió ese camino, debe entender que no podrá ser médico”, concluye.

Etiquetas