Cultura y Espectáculos

Stgo Rock City: Larga vida al rock&roll

Por: Mauricio Maldonado | 08 de Octubre 2017
Fotografía: Miguel Fuentes.

A una semana de lo vivido en el Estadio Monumental aún resuenan en mi memoria auditiva los riff y gritos de los asistentes a esta gran cita rockera.

La bajada del cartel de Aerosmith, cuatro días antes de la realización del evento, y la también anterior bajada de L.A. Guns, no restó mérito ni fuerza al Stgo Rock City en sus dos días de actividad, tampoco lo hizo la débil lluvia que se dejó sentir durante la jornada del sábado.

Con las condiciones climáticas más estables -nublado, pero igual con un calor de cierta manera sofocante- lo del viernes 29 de septiembre fue memorable desde su partida hasta el estruendoso desenlace. Tyler Bryant and the Shakedown fue la gran sorpresa de la tarde, grato descubrimiento que se repetiría con igual éxito para el día siguiente. Guitarras ruidosas y una muestra de virtuosismo único fueron lo que los asistentes disfrutaron por poco más de una hora, rock con sello blusero de Nashville -con seis trabajos de estudio- que cuajó a la perfección con la esperada actuación de los británicos de The Who.

De manera puntual -18.30 horas- Roger Daltrey y Pete Townshend saltaron al escena- rio del Monumental mostrando una gran energía en cada uno de los temas del set list, el cual estuvo colmado de sus más grandes éxitos, un sonido que produjo un cierto flashback en los asistentes a un típico concierto de rock de los años setenta. Incluso el histórico Townshend hizo un guiño al músico nacional Víctor Jara en el tema “The Kids Are Alright”. La canción “Won’t Get Fooled Again” marcó el final de un concierto redondo.

Guns n’ Roses escribió su capítulo aparte en esta cita capitalina. Con “It’s So Easy” para el arranque, se proyectaba que sería un cierre de jornada memorable. Adentrándose en la mayoría de sus discos -incluso el criticado “Chinese Democracy”- fue un espectáculo íntegro entre música y pirotécnia visual que se extendió por casi tres horas, un show eso sí casi calcado a lo vivido hace un año atrás en el Estadio Nacional como parte de su tour “Not in This Lifetime”.

Ya instalado el día sábado, al ya mencionado Tyler Bryant se sumaron los nacionales Kuervos del Sur, que con su sonido de rock alternativo fusionado con reminicencias folclóricas andinas, encendió los ánimos del público por cerca de 45 minutos. Contundente y preciso.

Luego, sería el turno del igual histórico Marky Ramone, quien con una batería de emblemáticos temas de punk rock, se llevó la ovación de la gente que ha esa hora-19.00- seguía llegando a las gradas del Monumental. Un verdadero lujo que mantiene vivo el incombustible legado de The Ramones.

El final lo coronó la banda inglesa Def Leppard, quienes con una espectáculo extendido a lo visto en Rock in Rio, fue el broche de oro ideal para una noche marcada por diversidad de matices y sonoridades. Una gran aventura musical que ojalá se vuelva a repetir el 2018.

Etiquetas