Cultura y Espectáculos

El filme de anime que cautivó al mundo: Your name

Por: Esteban Andaur | 05 de Octubre 2017
Fotografía: Cedida

La más reciente película del director Makoto Shinkai, es un éxito de taquilla a nivel mundial. Posee una animación bella, una historia profunda y complicada, y harán un remake en Hollywood.

No ves animación japonesa todos los días en el cine. Es más probable ver versiones live-action de estos filmes ahí, ya sean producidas en Japón o en EE.UU., país de donde saldrá el remake con actores reales de Your name (2016), la película de anime más taquillera en la historia de Japón, sobrepasando, incluso, a la ganadora del Óscar El viaje de Chihiro (2001) de Hayao Miyazaki.

Dirigida por Makoto Shinkai (quien, además, escribió una novela con la historia de la película como base y la publicó poco antes de su estreno en Japón), Your name no se aleja del estilo melancólico del director, y también lo confirma como un maestro de la belleza visual en narraciones animadas, algo que ya había demostrado en el anime romántico El jardín de las palabras (2013).

El amor vuelve a ser el tema central en Your name, filme en donde dos adolescentes, Taki, un chico de Tokio, y Mitsuha, una muchacha de un pueblo rural, intercambian cuerpos sin poder evitarlo. El cambio es involuntario, inexplicable, y sucede durante el sueño. La gente a su alrededor nota los cambios en las personalidades de ambos por los días en que viven en los cuerpos opuestos. Sin embargo, pese a dejarse notas y pistas en sus celulares, libretas, cuadernos, etc., una vez se van a dormir y despiertan al día siguiente en el cuerpo correcto… no pueden recordar el nombre del otro.

Your name es, insospechadamente, observadora en los primeros acercamientos de Taki y Mitsuha a sus nuevos cuerpos. La película los muestra, por supuesto, con sorpresa y horror al verse con rasgos sexuales que no les corresponden; sin embargo, en estas escenas se despliega un cálido y efectivo sentido del humor, que nace desde la inocencia de la juventud, y no de lo grotesco del cuerpo. Hay un tacto que es necesario si Shinkai quiere involucrarnos en el desarrollo de sus personajes, sobre todo si la historia se pone tan íntima: en Your name, lo que de verdad mueve a Taki y Mitsuha, y lo que acaba por unirlos, es una insatisfacción con la individualidad de cada uno. Ambos se sienten desolados, perturbados, por una extraña necesidad de descubrir algo, o a alguien, que complete sus vidas y que les dé significado. Es en ese estado espiritual en el que ambos convergen y comienzan a compartir, literalmente, sus respectivas vidas.

Y en cuanto al asunto del nombre, bueno, hay un aire adolescente que también es accesible para nosotros, porque todos hemos estado en la misma situación: nos gusta alguien, mucho, vemos a esa persona frecuentemente, pasa cerca nuestro, a veces la atisbamos a lo lejos; es obvio que la atracción es mutua, y ha sido idealizada y profundizada hace tiempo, pero no nos atrevemos a acercarnos a preguntarle su nombre. Pero la atracción está ahí, es real, innegable, y la incertidumbre que rodea nuestros sentimientos produce los más extraños, poéticos, lúdicos cuestionamientos sobre nuestra identidad frente al amor, qué haríamos ante tal situación, cómo nos comportaríamos, qué sacrificaríamos, cómo sería nuestra forma de amar, cómo sería el futuro.

Your name, plantea estas situaciones, atávicas a la experiencia amorosa humana, a través de dispositivos narrativos que van desde el misticismo campesino japonés a las hecatombes naturales, las cuales ora facilitan nuestros sueños, ora los descartan. Es en esto que el filme se convierte, más o menos, en una comedia del destino, o una aventura mística, o ambas cosas a la vez.

No obstante, hasta los elementos más disímiles del relato nacen del desarrollo emocional de los personajes, encontrando en ellos un pleno propósito y formando una historia orgánica que es más que la suma de sus partes.

La introspección es inevitable en el espectador, y llega cargada de una melancolía asoladora. Si nos conocemos en algún momento, ¿podemos enamorarnos ahí y entonces? ¿Ese encuentro casual es ya una costumbre generacional, o es parte del destino? ¿Y será el destino, en realidad, una fuerza espiritual superior? ¿Debemos obedecerla o pensar que la felicidad, simplemente, no puede ser una meta tan fácil?

Éste es un romance excepcional, compasivo ante el desarrollo sexual de los personajes, espiritualmente cósmico, complicado y cómico como la vida misma, y de una belleza exuberante. Es el tipo de relato que sólo es verosímil en la animación, género del cual Your name es una de las mejores películas de los últimos años.

 

 

Etiquetas