Cultura y Espectáculos

Grabados de Santos Chávez llegaron a la Pinacoteca UdeC

Por: Ricardo Cárcamo | 01 de Septiembre 2017
Fotografía: Dirección de Extensión UdeC

Es uno de los artistas visuales más importantes nacidos en la Región. Dueño de un estilo único, Santos Chávez dejó un legado artístico lleno de color y formas muy particulares, con un sello muy personal. Algo de esto puede apreciarse en la muestra “Poética de lo cotidiano”, que se inauguró ayer en la Sala 3 de la Pinacoteca UdeC.

Junto con la exposición, que cuenta con más de 80 grabados del artista, también se realizó una mesa de diálogo en torno a su figura y sus obras gráficas. Dicha cita se llevó a cabo al mediodía de ayer en la Sala 4 de la Casa del Arte. En ella participaron Alberto Madrid, curador y decano de la Facultad de Artes de la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso -que también presentó la muestra más tarde- y Cristian Corral, profesor y grabador de la Universidad de Concepción.

Paralelamente, a Valparaíso se llevó una parte de la colección de grabados pertenecientes a la Pinacoteca en conjunto con a la Asociación de Grabadores del Bío Bío, compartiendo la colección patrimonial de la universidad y las obras recientes de los grabadores. Esta iniciativa tiene como propósito reafirmar la idea que las ciudades de Concepción y Valparaíso se han potenciado en la técnica del grabado.

Por otro lado, la curadora de la Pinacoteca UdeC, Sandra Santander, explica el valor de esta exposición, que se mantendrá abierta al público hasta el próximo 12 de noviembre. “Creemos que es importante mostrar la obra de este artista, son grabados que apelan a lo poético, al mundo rural, a las vivencias de su origen y la mirada que él tenía sobre su entorno”, comentó.

Exitosa trayectoria

Santos Chávez nació en Canihual, provincia de Arauco, el 7 de febrero de 1934. Quedó huérfano a temprana edad -siete años- tras el fallecimiento de su padre, y luego también sufrió la partida de su madre. Por ello, fue criado por su abuela materna y desde pequeño trabajó en el campo, en pastoreo de animales y la labranza de la tierra. Debido a esto, no pudo asistir de forma regular a la escuela.

Su primer acercamiento al arte lo tuvo en 1958, donde por las noches asistía a cursos de pintura de la Sociedad de Bellas Artes. Allí, pudo conocer a importantes artistas como Tole Peralta y a seguidores del muralismo mexicano, como Julio Escámez, Gregorio de la Fuente y Jorge González Camarena.

En 1961, siguió sus estudios en Santiago, en el Taller 99 de Grabado invitado por Nemesio Antúnez. Allí, fue ayudante de Delia del Carril y fue contemporáneo de Eduardo Vilches, Pedro Millar, Teresa Gazitúa, Dinora Doudchitzky y Jaime Cruz. Se perfeccionó en las técnicas de la litografía, aguafuerte, punta seca y xilografía.

El premio Andrés Bello obtenido en el Salón Oficial de 1966, le permitió viajar al extranjero para realizar diversos curso.Estuvo tres meses México, donde trabajó en el taller de Fray Cervando. Viajó a Estados Unidos donde realizó estudios en el Pratt Graphic Center de Nueva York y en el Instituto de Arte de Chicago. Más tarde siguió trabajando en la Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad de Chile.

Luego de un exilio voluntario que partió en 1977 y donde recorrió Europa por cuatro años, regresó a Chile en 1994. Entre las importantes obras realizadas en esa época, se encuentran las ilustraciones para el primer libro de Pablo Neruda traducido a la lengua mapuche, titulado “Todos los Cantos” (Ti Kom Ul).

Etiquetas