Cultura y Espectáculos

“Johnny 100 Pesos”

Por: Mauricio Maldonado | 26 de Agosto 2017
Fotografía: Isidoro Valenzuela

Aunque ya han pasado más de 20 años desde el estreno de su primera parte, “Johnny 100 Pesos: Capítulo Dos” presenta una historia fresca y acorde con los tiempos en que vivimos, con un protagonista mucho más maduro y culto tras su encierro -de 20 años y un día-, y donde Concepción ocupa un sitial especial en el desarrollo de su trama.

“Aquí es el único lugar donde Johnny siente tranquilidad y confianza en que no lo encontrarán, de ahí el haber grabado en un lugar como Coliumo y también donde tiene su casa su mejor amigo, a quien conoció durante su encierro. Lo otro, el hijo de Johnny quiere entrar a la universidad, siendo la UdeC una de las más emblemáticas y prestigiosas del país, por lo que igual fue pertinente grabar ahí”, explicó Gustavo Graef Marino, director y productor de la cinta.

El filme tuvo su estreno mundial este martes en la capital regional -se estrena a nivel nacional el próximo 31 de agosto- y su banda sonora tiene mucho de las melodías propias de la zona.

“El ‘Johnny’ es un tipo de película que permitía tener una banda sonora atractiva (…) Es una película pop, que sería también popular, pensada en un público transversal y masivo. Está catalogada para mayores de 14 años , y con la música podemos llegar a un segmento joven. Ahí no fue problema, ya que nos llegaron trabajos de unas 25 bandas, hicimos una especie de casting, escuchamos todo el material y finalmente nos quedamos con tres: Kalule, Fluye Bajo Efecto y Julius Popper”, dijo.

Al respecto, agregó que “con estos últimos hicimos el videoclip y compusieron un tema extra para el filme, titulado ‘20 Años y un día’, cuya letra tiene que ver con lo que le pasa al protagonista. La música es otro de los atractivos que contempla la cinta”.

Con tal cantidad de años esperando concretar esta segunda parte, las expectativas del realizador son altas y esperando la mejor de las respuestas por parte de la audiencia.

“Las expectativas es que nos vaya súper bien, hicimos un trabajo bien hecho, creo que le interesará al público joven, y que más allá del entretenimiento, tiene una carga social fuerte: representa a grandes rasgos una radiografía al Chile de hoy”, dijo.

Industria audiovisual

Más allá de la historia en sí, la referencia y decisión de Graef Marino de situar esta secuela en Concepción obedece a querer generar un cambio en la industria audiovisual nacional, descentralizando la producción de películas y aprovechar la diversidad territorial que ofrece el Bío Bío.

“Concepción no sólo tiene muchas playas cerca, sino también es ciudad. La idea es descentralizar la actividad cinematográfica, sacarla de la capital, cuyos costos son altísimos y con trámites demasiado extensos (…) Este es un proyecto piloto cofinanciado por medios de la Región -Corfo- y queremos que se transforme en algo para continuar desarrollando en una segunda iniciativa, que tiene que ver con no sólo usar la zona y sus parajes para una fracción de la película, sino para grabarla casi en su totalidad aquí, en un 80 a un 90 por ciento. Esa es la idea de mi próxima producción en la zona”, comentó Graef Marino.

Con este fin, el director nacional pretende “habilitar un espacio, un estudio en el cual construiremos todos los sets de la película, la cual será una comedia negra bien entretenida, que ya cuenta con su guión. Una vez terminada esta producción, la idea es que quede habilitado dicho estudio (con sus respectivas salas) para que continúe esta cadena de producción y que no se interrumpa cada vez que llegue un equipo fílmico nuevo. Si alguien quiere hacer una telenovela, un cortometraje, videoclip, etc, ahí estará el estudio. Será venir a Concepción no sólo por lo bonito de sus paisajes y todo lo demás, sino que uno también puede traer e instalarse con una producción grande de verdad”.

Es así como el realizador y su equipo ya están sondeando dónde podría ser, y que podría ubicarse en cualquier punto de la Región. En voz de Graef Marino, “quiero aumentar la apuesta, quiero instalar ese estudio aquí, por lo que habrá que buscar un lugar acorde a ello. Por ejemplo, pregunté por el teatro de Lota -que está perfecto para este propósito-, pero la municipalidad le dará otro destino. Lo mismo preguntamos por Bellavista Oveja Tomé. Estamos buscando un sitio y lo vamos a encontrar”.

Etiquetas