Cultura y Espectáculos

Derecho UdeC Big Band: 9 años en la senda de los sonidos sincopados

Por: Mauricio Maldonado | 16 de Julio 2017
Fotografía: Romilio Pasmiño G.

Durante este mes la agrupación celebra el inicio de sus actividades, que más allá de difundir el estilo musical surgido en los años veinte, se ha convertido en un referente y formador de talentos musicales.

Desde su inicio Eduardo Espinoza vio que ser parte de un nuevo proyecto musical era un desafío interesante de asumir y con claras proyecciones. “Cuando a uno lo invitan a formar una agrupación grande y dentro de una  actividad universitaria, uno inmediatamente piensa en el futuro”, señala el trombonista y director musical de la Derecho UdeC Big Band.

Nueve años han pasado desde que esta agrupación -compuesta en la actualidad por 23 músicos- diera sus primeras presentaciones convirtiéndose más que sólo una especie de  pasatiempo o hobby. “Siempre pensé en formar algo a largo plazo, con proyecciones académicas y de aprendizaje. Es una agrupación universitaria, donde muchos son personas aficionadas, el nivel artístico no es tan alto como un profesional, pero es un grupo interesante con quienes trabajar. De ahí surge la proyección. Además, al estar al alero de la UdeC -en lo personal formo parte de la Sinfónica UdeC-  se tiene que hacer algo más interesante que ser algo del momento o un grupo para determinadas ocasiones”, manifestó Espinoza.

 Si bien en primera instancia había sólo personas del mundo universitario -entre alumnos y docentes de las diversas carreras de la UdeC- quedaban unos puestos faltantes en los bronces, los cuales fueron ocupados por estudiantes y colegas de Espinoza, conformándose como tal la Big Band. “Han sido nueve años de un trabajo arduo, pero muy entretenido.   Diría que en todas las partes del mundo, una Big Band de jazz tiene diferentes características en comparación, por ejemplo, con una orquesta clásica o de cámara. Ha sido como una pequeña ‘isla del paraíso’ para mí, trasladarme de Santiago y poder formar a músicos es algo fascinante. Creo que hemos sido un ejemplo muy positivo en el ambiente musical de la zona, ya que, por ejemplo, se han formado otras big bands como la del Liceo Enrique Molina o la Big Band de Concepción. Hay una idea en el ambiente de formación de jóvenes músicos y que siento que en parte nosotros somos responsables. La idea es que los jóvenes pasen del colegio a la universidad y continúen incursionando en la música, que sigan con sus instrumentos y se integren a bandas como la nuestra. El objetivo es que cada vez suban de nivel”, explicó el músico.

Un trayecto que tampoco ha sido fácil en relación al ambiente o medio musical que se vive en lo cotidiano en la ciudad, es decir, no es sencillo el sobrevivir en una ciudad con el sello de la cuna del rock, pero la constancia y persistencia ha hecho posible la sobrevivencia.  “Siempre ha estado el rock, pero a  la  par se ha desarrollado un trabajo, ciertamente, silencioso de otras agrupaciones igual de importantes que este estilo musical en general. Hay que trabajar día a día para mantener el ritmo, no es una labor fácil, hay que ser insistentes y constantes”, dijo el director musical.

 Una verdadera escuela

Con un sonido que surgió a fines de la década de los años veinte, la Derecho UdeC Big Band despliega en sus conciertos las principales y más reconocidas piezas del estilo, acordes con la estructura de la banda. “Hay muchos clásicos, arreglos especiales para la formación y también con un nivel acorde a la orquesta. Tratamos de hacer siempre un paseo histórico por el estilo musical, desde lo más antiguo, pasando por los compositores y orquestas más grandes, hasta la música popular latina”, detalló Espinoza.

Se creería que siendo un estilo antiguo y en que todo está dicho o mejor escrito, musicalmente hablando, es difícil el innovar o introducir cambios sustanciales o innovadores. Sin embargo, no es tan así, ya que esa es una de las gracias de este tipo de agrupaciones. “La orquesta tiene una formación de músicos e instrumentos que es como la estandarizada, siendo la gracia los arreglos, ahí hay mucho terreno por explorar. De que sean capaces de plasmar temas populares, arreglados para este tipo de formación, con armonías  de jazz”, expresó el músico.

Enfatizando que “más que imprimir el sello propio lo interesante de la agrupación es que pueda cada músico tocar, técnicamente,  interpretar lo que está escrito en el papel. Porque el jazz, su esencia, es la improvisación. Un tema escrito, una armonía que no es muy larga, que después, en la marcha, los solistas van improvisando y creando su propio ritmo. Los colores que se van dando con las distintas secciones de trompetas, trombones y saxos, más la sección rítmica, forman algo especial y que se da en agrupaciones de las características nuestras. Es una instancia de formación para que los músicos, puedan, quizás no siendo jazzistas, pero que les gusta el estilo, aprendan su lenguaje y en fila, como un ensamble. Eso es lo mágico que tiene la orquesta, ser una verdadera escuela”.

Si bien está descartado de momento el grabar un nuevo álbum -realizaron la grabación de un disco en vivo el año 2013, editado y producido por Radio Universidad de Concepción-  debido al proceso de rearme de la orquesta, se está pensando en realizar presentaciones en el marco de una temporada propia, es decir, una temporada musical especial, hecha y organizada, por la propia big band.

“Por ahora es difícil pensar en un disco debido a la salida e incorporación de nuevos integrantes. Para  llevar un proceso de grabación necesito trabajar por lo menos un año con la agrupación como está ahora, consolidar y estrechar los lazos musicales primero”,  confesó el trombonista.

Añadiendo que “estamos trabajando en generar nuestras propias presentaciones, de armar nuestra propia temporada. Algo que se está dando mucho este último tiempo con distintas agrupaciones orquestales. La idea es crear público y aprovechar el auditorio con el que contamos.

La Derecho UdeC Big Band fue fundada en junio de  2008 por, entre otros,  Jose Luis Diez Schwerter, actual decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UdeC y la integran en la actualidad estudiantes de Derecho y de otras carreras de la UdeC, además de docentes universitarios, abogados, músicos profesionales y aficionados de gran experiencia.

Aparte de Espinoza en la dirección musical, la agrupación cuenta con la subdirección de Ignacio González, destacado saxofonista local, y la coordinación de los abogados Enrique Aguila Rojas y Gabriela Nuñez Pinto.

Etiquetas