Ciudad

Bernabé Rivas, vicerrector de la UdeC: “Los efectos de estos procesos son más fuertes que lo ocurrido en Nagasaki”

Por: Marcelo Castro | 06 de Septiembre 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

El doctor en ciencias químicas relató su experiencia en Japón, tras el lanzamiento de un misil desde el régimen de Corea del Norte. Explicó, además, las consecuencias de la bomba H.

Para el científico y vicerrector de la Universidad de Concepción, Bernabé Rivas, el viaje realizado a Japón para participar como conferencista invitado a un encuentro sobre polímeros en la Universidad de Waseda, en Tokio, podría haber sido uno más de otros cientos a lo largo de su carrera, sin embargo, quedará en su recuerdo por haber sido testigo de un hecho que hoy tiene expectante a todo el mundo.

Rivas, junto a 150 participantes de 17 países de todo el mundo, vivió la alerta que se generó en el país del sol naciente, tras el lanzamiento de un misil de largo alcance desde el régimen norcoreano de Pyongyang, que pasó por el norte de ese país.

En conversación con Diario Concepción, la autoridad universitaria relató la experiencia vivida, enfatizando la eficacia y eficiencia de los protocolos nipones ante una emergencia de este tipo,  y entregó detalles de la Bomba H que desarrolló la nación creada por Kim Jong Un, que produjo un sismo de 6,3° Richter.

– Usted estaba en Japón cuando Corea del Norte lanzó un misil de largo alcance, ¿cómo vivió esa situación?

– Nos enteramos por los llamados de nuestras familias desde Concepción, y luego por las noticias locales. Pero estas no eran del impacto que podrían haber sido en Chile. Lo único que decían era que se habían activado las alarmas en la zona norte de Japón. Nosotros no vimos ninguna alteración a las actividades del Congreso o en los alrededores y esta rutina se repitió el resto de los días. Ni siquiera en el aeropuerto vimos algo llamativo en el área de seguridad.

– ¿Cómo fue esta experiencia?

– Al conversar con los colegas de allá, se ve que son conscientes, pero ya tienen la calma en su interior. Ellos ya vivieron la situación de las bombas del año 1945, por lo que tienen internalizado una cultura y protocolos muy eficaces. Además, que tienen un orden que puede ser fundamental para estos hechos. Nunca entramos en pánico y las rutinas se siguieron desarrollando sin ningún problema.

– ¿Sintió temor mientras estuvo allá?

– No, preocupación sí. Existía la opción de que esto pudiera escalar en otros hechos y es lo que ha gatillado lo que ocurre ahora, primero fue el misil y ahora es la bomba.

– ¿Qué lecciones saca usted de esta experiencia?

– Yo creo que los protocolos que existen allá son replicables acá, si bien se ha avanzado, existen situaciones, que como cultura, nos podrían ayudar a cómo enfrentamos y reaccionamos ante estas situaciones. Siempre nos dicen que hacer, pero no cómo actuar.

La bomba H                           

– ¿Qué es una bomba H?

– Esta es una bomba de fusión nuclear en dos fases, que a diferencia de bomba lanzada en Japón en la Segunda Guerra Mundial, esa era de fisión nuclear, cuyo poderío es menor. Esta bomba H tiene en su componente una bomba nuclear que tiene Uranio y Plutonio, además de otro componente que incluye Plutonio, Hidruro de Litio, que actúa como combustible, y Uranio. Los efectos de estos procesos son mucho más fuertes que lo ocurrido en Nagasaki.

– Es una descarga de energía muy potente…

– Por supuesto, equivale a la detonación de millones de toneladas de TNT. Esto es algo muy potente, imagínese que generó un sismo de 6,3° richter en el lugar donde se generó.

– ¿Cuánto podría ser la superficie dañada?

-Es muy difícil determinar, pero es un lugar rango muy amplio.

– ¿Las consecuencias de esta bomba se pueden comparar con lo ocurrido en Chernobyl?

– Son hechos distintos, con consecuencias distintas. Chernobyl fue un accidente nuclear en una zona poblada, por lo que esto no es comparable. Lo que se realizó fue un ensayo que se está haciendo y en donde calculan los efectos que puede tener.

– Haciendo ficción, si esta bomba cayera en Santiago ¿los efectos serían entre Arica y Punta Arenas?

– Yo no podría dimensionar esto, son millones de toneladas de TNT. Son muchas cosas que van a desaparecer, y además que no es sólo el efecto destructivo inmediato, hay que sumar las consecuencias de la radiación en el ambiente. Ambas son muy dañinas, porque una es inmediata y la otra puede perdurar por muchos años.

– Fabricar una bomba como esta ¿es compleja?

– Obviamente requiere de recursos y tecnología.  Se necesita tiempo para poder probar su efectividad. Desgraciadamente cualquier decisión  al respecto queda en manos de los líderes mundiales y en este caso de Kim Jong-un.

Etiquetas