Ciudad

Expertas entregan las claves: Conozca los peligros de los medicamentos para adelgazar

Por: Mauro Álvarez | 24 de Julio 2017
Fotografía: Pexels

Según el ISP la venta de inhibidores del apetito aumentó un 300% desde el 2013 a la fecha. Si bien su uso entrega resultados satisfactorios, debe estar acompañado de un tratamiento integral y bajo supervisión médica.

La mala alimentación, el poco tiempo que se le dedica a la vida saludable y la falta de ejercicios ha llevado a que un 63% de la población chilena tenga  sobrepeso u obesidad. Así  lo dio a conocer el informe “Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional de América Latina 2016” realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La realidad es preocupante según se desprende del informe y bajo ese contexto, muchas personas optan por el camino más fácil, revertir su sobrepeso y obesidad a través de la automedicación. El Instituto de Salud Pública (ISP) indicó que la venta de inhibidores del apetito ha aumentado un 300%, desde el 2013 a la fecha.

Dentro de los motivos por los cuales las personas  prefieren utilizar medicamentos que disminuyan el apetito,  es perder peso rápidamente y sin sacrificios, especialmente en épocas previas al verano.

Bajo los nombres de Sentis, Elvenir y Obexol,  la Fentermina su componente central permite perder peso de forma rápida, una especie de Sibutramina 2.0, que se venden libremente por Internet, como también recetadas bajo mero pago de consulta, por algunos médicos generales.

Pexels

Pero los especialistas son enfáticos en aclarar que, sólo deben ser usados en casos extremos y bajo supervisión médica,  si bien la Fentermina entrega resultados satisfactorios debe estar acompañado de un tratamiento integral, ya que no es milagroso.

“El tomar medicamentos para bajar de peso no es algo que se pueda hacer sin supervisión médica, no sirve de nada sin un tratamiento multidisciplinario, con un equipo que ayude a cambiar los hábitos;  en lo que respecta a ordenar la forma de alimentarnos, incorporar una rutina de ejercicios, exámenes para ver que puede producir el aumento de peso y en definitiva un cambio de mentalidad, orientado por un psicólogo”, expresó la Nutrióloga y Médico jefe del Centro de Obesidad de Sanatorio Alemán, María Isabel González.

Opinión que se condice con lo que expresa la Nutricionista Integral, María José Estrada, “No es necesario que una persona que quiera o deba bajar de 3 a 15 kilos use inhibidores del apetito, ya que bajo mi punto de vista el uso de estos medicamentos es para personas que tienen más de 20 o 25 kilos de exceso y que presenten algunas enfermedades que requiera de una baja rápida. Si no es así, no hay necesidad de medicarse”.

Riesgos de un tratamiento no integral

Respecto a los efectos secundarios que podría generar la automedicación, la doctora González, explica que estos tipos de medicamentos están  muy de moda porque son fáciles de conseguir, ya sea por médicos generales sin mucho conocimiento o por Internet.  “Si bien se logra perder peso de forma considerable, al no estar apoyados por un equipo de expertos el efecto rebote es muy frecuente, esto porque son prescritos por un tiempo determinado y luego la persona vuelve a sus conductas alimenticias previas”.

Agregando además que, “la obesidad es una enfermedad crónica, pues bien si se va a comenzar a usar medicamentos tiene que estar consciente que es para siempre, por lo tanto su uso debe ser específico para cada persona”, enfatizó.

Por otro lado la compraventa por Internet de Fentermina, conlleva muchos peligros debido a que se venden en las dosis más altas, 37,5 mg. “Los riesgos o efectos secundarios que puede provocar la automedicación sin supervisión es: insomnio, aceleración del ritmo cardiaco, aumento de presión arterial, problemas cardiacos, accidentes cerebrovasculares y alteraciones metabólicas o endocrinas, además de provocar un efecto rebote y recuperación rápida del peso perdido en poco tiempo, si no se utilizan con la correcta supervisión y en el tiempo adecuado, ya que estas pastillas no son para quemar grasa e incluso su mal uso puede derivar en trastornos psiquiátricos”, comentó Estrada.

En EE.UU. la Fentermina se lanzó en versión de 15 mg, en cambio en Chile se vende en versiones de 18,5 mg y 37,5 mg. “El riesgo de estas versiones sin ningún cuidado son altas y sin supervisión médica es aún más peligroso, por ejemplo en  personas que tengan como base un trastorno bipolar, puede provocar un viraje a trastornos de fase maniaca,  por lo tanto se deben usar con apoyo médico”, dijo la Nutrióloga González.

Los deseos de perder rápido esos kilos de más, tiende a llevar a las personas a aceptar recomendaciones de otros de forma irresponsable, “muchas veces son recomendados por amigos, compañeros, familiares, etc. Los datos para comprar Sentis, Elvenir, o las inyecciones de liraglutida, que se usa para tratar la diabetes mellitus 2 son fáciles de conseguir, ya que sólo es cosa de buscar por la web o conseguir el dato de un médico que las dé sin supervisión,  pero esto puede llevar a la muerte, con los medicamentos no se puede experimentar”, concluyó la Químico Farmacéutico, María de los Ángeles Cardenas.

Etiquetas