Ciudad

Arauco será protegido contra la influenza y la hepatitis

Por: Ximena Valenzuela | 04 de Julio 2017
Fotografía: Romilio Pasmiño G.

A plena capacidad la red está funcionando con cinco hospitales, las postas Yani y Antihuala, a pesar que inicialmente tuvieron problemas con las lluvias.

Un total de 283 vacunas contra la influenza y dos contra la hepatitis administró entre el 18 y el 24 de junio la Seremi de Salud a los vecinos de Arauco tras el temporal y se espera inocular a otras 82 personas  la próxima semana, 50 Bomberos y 32 albergados.

Mil fueron las dosis de vacunas contra la Hepatitis A, y misma cifra de refuerzo contra la influenza, las que fueron dispuestas en Arauco, y principalmente Curanilahue, una de las zonas más afectadas por el temporal.

“El propósito de la inoculación contra la Hepatitis A es disminuir la posibilidad de contagio en localidades afectadas y que presentan condiciones sanitarias adversas, que estuvieron sin disposición de agua potable, que presentan problemas de almacenamiento de residuos o presencia de vectores; ya que esta enfermedad infecto contagiosa es transmitida no sólo de una persona a otra por vía fecal – oral, sino que también por una fuente común debido a la ingesta de agua o alimentos contaminados, pudiendo causar morbilidad moderada o grave”, dijo el seremi de Salud, Mauricio Careaga.

En tanto, se reforzó la vacuna contra la influenza para quienes estuvieron expuestos a riesgo producto del temporal. Se inoculó a la población albergada, contactos intradomiciliarios de menores de seis meses que están damnificados, a quienes perdieron su vivienda, trabajan en emergencia o son parte de los grupos más vulnerables, explicó el delegado Provincial Arauco de la Seremi de Salud, Juan Goza.

Jaime Carrasco, encargado provincial de Salud Pública, detalló que se fortaleció el sistema de vigilancia epidemiológica en hospitales, centros de salud familiar y albergues para realizar seguimiento a enfermedades infecciosas como gastroentéricas, respiratorias y lesiones, así como crónicas y otras producidas por ectoparásitos.

Salud reforzó la vigilancia en los sistemas de agua potable rural, fiscalizó cocinerías y microempresas distribuidoras de alimentos que se inundaron en Curanilahue y, se contó con ayuda de médicos veterinarios para el control de animales, especialmente, aplicando vacunas antirrábicas, dijo Rolando Rojas, encargado provincial de Zoonosis.

Etiquetas