Ciudad

Detección precoz es clave para disminuir las cifras de muerte por cáncer de ovarios

Por: Ximena Valenzuela | 02 de Junio 2017
Fotografía: Diario Concepción

Dentro de los factores de riesgo destacan la edad avanzada, menarquia precoz, endometriosis, menopausia tardía, haber tenido cáncer de útero, mama o colorrectal, y dificultad para embarazarse.

Los problemas de Pamela Cid comenzaron siendo niña. “Tuve mi primer período a los 10, siempre con metrorragia y dolor, lo que me impedía ir al colegio en esos días. Mis reglas siempre fueron irregulares, traté por años de embarazarme hasta que -descubrimos- era imposible, se me había desarrollado un cáncer de ovarios. Hubo que operar y, hasta el día de hoy debo tomar una terapia de reemplazo hormonal que me mantenga nivelada”, aseveró la ingeniero comercial.

Como Cid son cientos de mujeres a las que cada año en el país se les diagnostica cáncer de ovarios. Por eso la Mesa Regional Intersectorial de Cáncer en la Mujer, que preside la Seremi de Salud del Bío Bío, realizó un llamado a la población a informarse respecto a los factores de riesgo, síntomas y tratamientos disponibles.

La patología corresponde a un grupo de cánceres que se originan en los ovarios o zonas cercanas a las trompas de Falopio y el peritoneo, cuya tasa de incidencia o casos nuevos a nivel nacional es de 6,4 casos por cada 100 mil mujeres en el quinquenio 2003-2007, mientras que la regional es de 8,1 casos en el mismo período.

La información del quinquenio 2010-2014, se refiere a tasa de mortalidad, donde el cáncer de ovario ocupó el décimo puesto entre las neoplasias que causaron mayor número de muertes.

“Dentro de los factores de riesgo destacan la edad avanzada, menarquia precoz, endometriosis, menopausia tardía, haber tenido cáncer de útero, mama o colorrectal, y haber tenido dificultades para quedar embarazada o no tener hijos”, explicó la encargada del Programa del Cáncer de la Seremi de Salud, Javiera Nazal.

La profesional agregó que además destacan diferencias de incidencia dependiendo de la raza. Se registra una mayor propensión en pacientes caucásicas, y por factores hereditarios asociados al síndrome cáncer ovario-mama; entre un 5 y 10% de los cánceres de ovario son de origen familiar.

“En relación al pronóstico del cáncer epitelial de ovario, cuando éste es focalizado en solo un ovario, generalmente es curable. Sin embargo, frecuentemente se diagnóstica en etapas avanzadas en cuyo caso tiene mal pronóstico, con una sobrevida de entre un 5 y 30% a los cinco años”, detalló la encargada de la Mujer de la Seremi de Salud, Lorena Bastías.

Identificación precoz

A través del chequeo ginecológico anual que la mujer debe realizar se puede lograr la identificación precoz del cáncer de ovario, principalmente, ante la presencia de un quiste atípico o de un tumor ovárico que genera alarma.

“La realidad es que más de tres cuartas partes de los casos se diagnostican de manera avanzada, porque no hay signos o síntomas de la enfermedad precoz. Si los hay, son lo suficientemente inespecíficos como para confundirlos con crisis de colon; pues la naturaleza de la diseminación tumoral es solapada, de manera que cuando se hace sintomática es generalmente en etapas avanzadas de la enfermedad”, señaló el Dr. Fernando Heredia Muñoz, gineco-obstetra y ginecólogo Oncólogo.

Heredia, quien además es profesor de la Universidad de Concepción y de desempeña en el Hospital Las Higueras de Talcahuano y en el Sanatorio Alemán, aseveró que no existen exámenes precoces, por lo que se debe sospechar en el ultrasonido de rutina, mientras se realiza una biopsia que lo compruebe.

Aseguró que “la neoplasia maligna ginecológica más traicionera es el cáncer de ovario, ya que aún con etapas iniciales es capaz de realizar metástasis precoz o tardíamente, y continuar con su avance a pesar de los tratamientos, con un alto nivel de letalidad” y, agregó, que ante ello es importante que la población sea rigurosa en los controles anuales para encontrar la enfermedad en etapas precoces y curables.

Tratamiento garantizado

El seremi de Salud del Bío Bío, Mauricio Careaga, indicó que todos los exámenes que permitan confirmar un cáncer de ovarios están disponibles en la red asistencial.

Eso sí, destacó que se requiere detectar alguna anomalía en la ecografía de rutina para que los pacientes sean derivados a un centro terciario donde se pueda realizar un estudio y, si se comprueba asegurar que la paciente ingrese al plan Auge.

“Se debe destacar la priorización de los pacientes con sospecha de esta patología en términos de atención, exámenes complementarios y tratamiento quirúrgico y complementario con Quimioterapia”, agregó la autoridad sanitaria.

El diagnóstico implicará una intervención quirúrgica o a través de laparoscopía para confirmar la sospecha en 30 días; luego de ello debe asignarse tratamiento al paciente y, además se asegura el primer control a los 60 días, según indicación médica.

Etiquetas