Ciudad

Población extranjera en el Bío Bío aumentó en un 25%: Anuncian fortalecimiento del sistema

Por: César Herrera | 22 de Mayo 2017
Fotografía: César Herrera

Cifras reveladas por la Gobernación confirman el cambio cultural y social que vive la Región.

Cada vez son más los extranjeros que eligen el Gran Concepción como sitio ideal para comenzar de cero, ya sea para buscar una mejor situación económica o simplemente por motivos de estabilidad político social.

Lo que ha sido evidente a la vista fue confirmado por la Gobernación de la provincia de Concepción. Desde el órgano del Estado se informó que actualmente en la provincia existen cerca de 7 mil extranjeros, más una población flotante (profesores, turistas, tripulantes, entre otros) de mil personas. Esta cifra representa más de la mitad de la población inmigrante de la Región del Bío Bío, la que asciende a 14 mil según datos registrados por el Departamento de Extranjería y Migración.

Pero, ¿es una constante el aumento de inmigrantes en la capital penquista? La respuesta es sí.

Las cifras que maneja la Gobernación revelan que año a año la población de extranjeros en la Región del Bío Bío aumenta entre un 10 y 12% anual, sin embargo, durante los últimos tres años la cifra se duplicó alcanzando un 25%.

En esta línea, también se informó que en 2016 se entregaron 445 permisos de permanencia definitiva
en la Región, de los cuales la mayor parte fueron destinados a colombianos (98), peruanos (76) y a argentinos (28). Respecto a las visas temporales, ya sean de estudiantes o dependientes, los venezolanos lideraron la lista con 290 durante 2016, seguidos por extranjeros de nacionalidad peruana con 279 y tras ellos los ciudadanos colombianos con 260. En ambas situaciones el mayor alza lo presentan extranjeros provenientes de Venezuela.

Testimonios

La familia es un motor fundamental en la vida de las personas, por lo que tomar la decisión de emprender rumbo y distanciarse a miles de kilómetros no es nada fácil. Es el caso de María Brevo, venezolana que decidió ahorrar durante meses para poder salir de su país a pesar del amor que siente por su patria y sus seres queridos. “En mi país la situación está muy muy mal, y necesitaba tener otro tipo de situación económica”, comentó.

En este contexto, hay quienes optan por salir a cazar el destino de la mano de amores incondicionales. Leonardo Montoya, colombiano de 24 años, se atrevió a cruzar Sudamérica junto a su madre para conseguir un futuro más próspero. El producto de su esfuerzo lo envía a Colombia donde se encuentra su pequeña hija.

“Yo nunca había salido de Colombia”, afirma el joven que desde hace tres meses desarrolla labores de mantenimiento en una empresa de buceo en las costas de Talcahuano. Si bien él y su madre tienen visa de trabajo por un año y una situación laboral estable, optaron por arrendar en una casa donde viven junto a otros seis colombianos, todo con el fin de sacar el máximo de provecho a cada peso que consiguen.

Situación distinta fue la que vivió Katherine Gil, quien no esperaba residir en Chile cuando ingresó. “Vine de turista a visitar a mi mamá que vivía aquí hace tres años, y después me ofrecieron un empleo y por eso me quedé”, comentó la joven colombiana que se desempeña de garzona. “En Colombia la plata de aquí se triplica”, aseguró Katherine, quien ahorra gran parte de su sueldo.

Viajó por amor

De película es la situación de Jorge Tobalda, ecuatoriano de 22 años, que tras enamorarse de una chilena en Ecuador, decidió hacer maletas y perseguir al que siente es el amor de su vida.
La distancia no mermó en lo más mínimo los sentimientos entre ambos jóvenes. Esto quedó demostrado cuando una vez en tierra nacional, Jorge fue recibido en casa de su pareja con quien vive desde diciembre. “Mi idea es quedarme aquí por comodidad de ella. Yo prefiero que esté cerca de la familia”, confiesa el joven.

El ecuatoriano proveniente de Puyo, reconoce que trabaja desde enero, pero que no fue fácil encontrar empleo debido a la serie de documentos necesarios para desempeñarse de manera regular. “Mi único problema cuando yo llegué, al buscar un trabajo, era que se piden muchos documentos al empleador, entonces a mi se me hacía difícil que el empleador me diera esos papeles como el de los impuestos por ejemplo”, reveló.

Asimismo, y a pesar de tener trabajo, Jorge reconoce que aún no posee visa de trabajo. Este motivo hace que deba madrugar cada ciertas semanas para acercarse al Departamento de Extranjería y Migración, el cual debido a la alta demanda de consultas y diligencias comenzó a reservar horas con un día de anticipación.

La esperanza es el principal motor para este joven ecuatoriano que junto a su polola ven el futuro con optimismo. “Todo está fluyendo como esperábamos”, sentenció.

Percepción ciudadana respecto a la inmigración

El pasado jueves 18 de mayo, el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES) reveló los resultados del primer módulo: Migración y Cohesión de la investigación Estudio Longitudinal Social Chileno (ELSOC), enfocado en inmigrantes peruanos. El estudio que toma una muestra representativa de casi 3 mil chilenos, y que busca analizar sus respuestas durante 10 años, en esta instancia reveló que un 40% de los encuestados piensa que “con la llegada de tantos peruanos, Chile está perdiendo su identidad”, mientras que un 57% asegura que “con la llegada de los peruanos a Chile está aumentando el desempleo”.

Entre los resultados también destaca que el grupo más representativo, un 57% de la muestra, se siente amenazado por la presencia de inmigrantes, a pesar de no tener ningún tipo de contacto con extranjeros. Este grupo se caracteriza por tener un menor nivel educacional.

A su vez, los entrevistados pro-inmigración fueron minoría, con un 5% del total de la muestra. Este grupo está compuesto principalmente por mujeres (56%) y personas jóvenes (promedio de 40 años) con un nivel de escolaridad intermedio.

El investigador COES, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, y quien está a cargo del Estudio Longitudinal Social Chileno, Roberto González, afirma que gran parte del rechazo de un grupo de la población hacia los inmigrantes se debe a que no existe interacción entre las partes. “La falta de contacto hace que las personas sólo juzguemos en función de lo que uno piensa, de lo que uno escucha o conoce, pero no a partir de la propia experiencia. La experiencia de relacionarse, de vincularse, juega un rol muy importante para cambiar actitudes hacia los inmigrantes”, señaló.

Ante este fuerte fenómeno psicológico, González sugiere que se generen instancias de contacto positivas como también se promueva el intercambio cultural en sus distintas expresiones.

Fortalecimiento del sistema

Desde el Gobierno se ha impulsado una nueva política migratoria cuyo fin es reforzar la protección de derechos humanos, empleo, salud, educación y acceso a la justicia para los extranjeros.

Al respecto, la Gobernadora de la provincia de Concepción Andrea Muñoz, señaló que se está realizando un trabajo de fortalecimiento en el Departamento de Extranjería que permita al Gobierno hacerse cargo del fenómeno migratorio que acontece en la Región.

Para este fin, a comienzo de 2017 se presentó en el Ministerio del Interior una iniciativa que consiste en tres áreas de trabajo: reforzar el equipo profesional del Departamento, habilitar nuevas dependencias para tener un espacio más amplio y moderno, y modificar una serie de sistemas con el fin de mejorar la atención y generar mayor comodidad al momento de realizar las diligencias.

“Esperamos a partir del mes de julio ya podamos estar idealmente utilizando las nuevas dependencias que vamos a tener para atender a todos los migrantes”, reveló la gobernadora.

Etiquetas