Carta al director

Denuncias Vs. victimización: No al retroceso del Stad

Por: Diario Concepción | 26 de Septiembre 2017

En materia de políticas públicas, una de las mayores innovaciones ha sido cambiar el parámetro para medir la delincuencia. Desde los 90, Chile medía la evolución delictual en base a un registro de denuncias ante las policías, el que presentaba imprecisiones que podían llevarnos a diagnósticos equivocados y una mala focalización programas.

La “cifra negra” (delito ocurrido pero no denunciado) o el mal uso de la denuncia para cobrar un seguro, eran ejemplos de ello. Tras recomendaciones internacionales y un acuerdo político-académico, el 2006 cambiamos el sistema al utilizar la victimización como elemento de evolución y evaluación de políticas de seguridad. Y no fue fácil.

Luego elaboramos la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, los que permitió coordinar a las agencias públicas en torno a una meta colectiva: Reducir la victimización un 10%. Las autonomías institucionales, la presión de los medios y la tentación de algunos políticos para seguir usando las denuncias como elemento de batalla electoral, fueron desafíos que debimos superar. Pero resistimos y el tiempo nos dio la razón.

Desde ese momento cambiamos la ecuación. Los registros de las policías comenzaron a ser sinónimo de un buen servicio para la recepción de denuncias. Si aumentaban, revelaba que las personas eran más propensas a reportar delitos y el sistema judicial investigaría más casos, y tuvo resultados. Entre 2006-2010, la victimización se redujo un 30%  (Encuesta Adimark y Paz Ciudadana). Las denuncias de hogares victimizados aumentaron 11%, y la tasa de casos policiales se incrementó en 13,8%. Esa es la ecuación perfecta. Menos delitos y más denuncias.

Sebastián Piñera dio a conocer su programa de gobierno. Entre sus medidas, destaca la institucionalización del sistema de inteligencia para la prevención del delito denominado Sistema Táctico de Análisis Delictual (Stad 2.0). La estrategia, se enfoca en reducir los delitos denunciados. Es decir, va en contra de lo deseable. Evalúa mejor a las unidades policiales con menor cantidad de denuncias, lo que desincentiva su recepción.

Antes de reforzar esta política pública, el equipo del candidato debiera evaluar sus resultados. Desde que se implementó (2012), la victimización se subió más de 12%, mientras que los hogares que denunciaron delitos se redujeron en 13,8% y los casos policiales disminuyeron 9%. La victimización subió (Enusc y Adimark Paz Ciudadana) y las denuncias cayeron. Es decir, se cometieron más delitos y se denunciaron menos, contrario a lo recomendado por organismos internacionales especializados.

Las malas reformas aparejan consecuencias más allá de los gobiernos y es deber de quienes nos dedicamos a estos temas advertir ante la inconveniencia de dicha medida para no cometer errores que signifiquen más delitos y menos denuncias. Un sistema judicial que conoce más y mejor sus delitos, es un sistema que disminuye los niveles de impunidad, que es lo que todos queremos.

 

Felipe Harboe

Senador

Etiquetas