Carta al director

¿Estirpe intachable?

Por: Diario Concepción | 15 de Septiembre 2017

Señor Director:

Cuando el Cardenal Medina le reclamó al ex Presidente Piñera por el proyecto de Ley AUC, afirmaba que la relación sexual fuera del matrimonio, entre personas solteras de distinto sexo, era un pecado, eran fornicadores. Pecado o no, la ley se promulgó en ese gobierno de derecha, quedando legalizada tal forma de vida en común para parejas de distinto sexo e incluso del mismo sexo.

Hoy, la Presidenta Bachelet pretende que se apruebe la misma forma de vida en común para parejas del mismo sexo pero cambiando el nombre, a matrimonio igualitario, y se desató una insólita tormenta religiosa-política con motivo del Te Deum evangélico, produciéndose incluso el quiebre de las organizaciones evangélicas y división entre los chilenos.

Lo insólito de este lamentable episodio ad portas de Fiestas Patrias, es que los evangélicos aplaudieron a quien legalizó la vida en común para parejas del mismo sexo, luego aceptan tal forma de vida en común para esas parejas, pero rechazan que se legalice con el nombre de matrimonio igualitario. Incomprensible. Porque si el tema de la adopción homoparental es lo que les incomoda del proyecto, aquello se debate en el Congreso, no en un Templo de oración donde un invitado se ve impedido de rebatirle o contra-argumentarle al pastor.

Por ello, abordar el tema en ese lugar no fue una falta de respeto; tiene otro nombre. Finalmente, le recuerdo a quienes aparentan pertenecer a una estirpe intachable, que los chilenos somos ni más ni menos un pueblo que nace del pecado, de la unión entre fornicadores y adúlteros españoles y mujeres de los pueblos originarios.

 

Ricardo Viteri Prado

Etiquetas