Carta al director

Impulso de la reinserción social

Por: Diario Concepción | 25 de Agosto 2017

Nunca antes en Chile se había reunido un grupo transversal, integrado por autoridades, ex ministros, academia, municipios, empresas privadas, iglesias, y servicios públicos especializados en materia de Reinserción Social para discutir y diseñar -entre todos- políticas públicas de Estado, con una perspectiva de continuidad que trascienda los gobiernos de turno.

La delincuencia es un fenómeno extremadamente complejo vinculado a la marginalidad, a la falta de oportunidades y, en general, a los más jóvenes. De las cerca de 42 mil personas privadas de libertad en nuestro país, un 46% tiene entre 18 y 29 años.

Pese a esta reveladoras cifras, hay muchos que insisten erróneamente en afirmar que la forma de combatir la delincuencia es metiendo más personas en las cárceles. Como sociedad debemos entender que si bien es importante que una pena genere el efecto de pagar una culpa, el período que una persona pasa en un recinto penal debe servir para que los internos se capaciten y eduquen, para que cuando salgan –porque en la mayoría de los casos lo harán- cuenten con las herramientas para reinsertarse, y lo que es aún más importante, no vuelvan a delinquir, sobre todo si se considera que un 45% de quienes están privados de libertad son reincidentes.

El año pasado 15.472 internos accedieron a programas educativos al interior de unidades penales y 1.663 rindieron la PSU. Estos esfuerzos, aunque importantes, son insuficientes. Estudios recientes revelan que cerca del 85% de las personas privadas de libertad no han terminado la educación formal, lo que demuestra un estrecho vínculo entre falta de oportunidades y delincuencia, relación queda de manifiesto al constatar que cerca de un 45% de los delitos cometidos por las personas recluidas son contra la propiedad.

Por otra parte, el 50% de la población penal desarrolló algún tipo de actividad laboral en 2016. Una cifra que si bien es destacable, debemos incrementar, considerando que aquellos que acceden a programas especializados presentan un porcentaje de reincidencia significativamente menor que quienes egresan sin intervención.

El trabajo colaborativo resulta fundamental para fortalecer los proyectos de Reinserción Social, en el entendido que el paso de un condenado por un recinto penitenciario no debe implicar tan solo el cumplimiento de una pena, sino que debe ser una oportunidad para educarse y adquirir valores, que les permitan reintegrarse a la sociedad. Por ello la gran trascendencia de esta iniciativa que como Gobierno estamos impulsando.

Nicolás Mena Letelier
Subsecretario de Justicia

Etiquetas