Carta al director

Frente Amplio (?)

Por: Diario Concepción | 17 de Agosto 2017

Señor Director:

Lo principal de este nuevo referente político es que logre entender prontamente si su objetivo fundamental es sólo la lucha electoral hoy, o postular a la tarea estratégica de levantar un referente político que logre superar el actual estado de situación a que nos tiene sometido el capitalismo.

Lo anterior, pasa por superar las insuficiencias políticas y conductuales de los partidos tradicionalmente llamados de izquierda. Pasar de la representación de grupos de poder, a representar, como lo fue históricamente, los intereses generales de la nación.

Antes, deben observar, con objetividad que el desgaste y la polarización de contradicciones y diferencias entre sus huestes los puede llevar a un parto postraumático si no, en un aborto brutal dejando una importante tarea inconclusa. Replantearse la creación de un referente de izquierda de nuevo tipo es una tarea de largo plazo.

Esa debe ser la misión del frente Amplio. No una deslavada tarea electoralista que los desgastará los hará correr riesgos de perderse entre los votos y que finalmente sólo ayuden a pavimentar el camino de la derecha a la moneda primero y a un proceso de franco retroceso político social y económico para las fuerzas populares.

Si el Frente Amplio quiere de verdad contribuir a una propuesta estratégica, progresista, con el fin de superar el capitalismo, el modelo neoliberal, si de verdad se quiere recomponer o reconstruir una izquierda de nuevo tipo, se debería comenzar a partir de superar las malas prácticas partidarias, la corrupción, retomar la senda valórica e intentar propuestas basadas en sustentos ideológicamente argumentados.

Lo anterior, lo señalábamos en mayo, aquí, en esta misma tribuna. Hoy lo señalado en el primer párrafo de este artículo, al parecer, a la vista de lo sufrido hasta con uno de sus líderes mas sólidos, es que la lucha puramente electoral comienza a enceguecer a algunos de los jóvenes dirigentes de este nuevo referente.

Una gran lástima.

Juan Luis Castillo Moraga

Etiquetas