Carta al director

Violencia extrema

Por: Diario Concepción | 28 de Junio 2017

Señor Director:

Las palabras del abogado defensor de Mauricio Ortega, el señor Ricardo Flores, al referir que al imputado le habría salido “más barato” matar a Nabila Rifo que dejarla viva, representa una violencia extrema a todas las mujeres de este país. Ya es del todo inaceptable que día a día en los tribunales y en la opinión pública se siga permitiendo esta apología del horror. Las mujeres están siendo maltratadas, golpeadas, torturadas psicológica, económica y físicamente a diario; finalmente, asesinadas en razón de su género. Minimizar los hechos de violencia, sus consecuencias, sus efectos en las mujeres, en los hombres, en la sociedad entera, es ser cómplice y constituye a quienes la sostienen, en agresores.

Buscar una pena justa y proveer una legítima defensa a cualquier imputado es un derecho ciudadano y un deber para el abogado que lo defiende. No obstante, considero que este principio jamás debiese olvidar quién es la víctima ni tampoco el que una sentencia –así como la argumentación que la sostiene– es un mensaje a la sociedad sobre qué consideraremos legítimo y posible en marco de la convivencia común.

Paula Sáez Arellano
Directora Escuela de Psicología
Universidad Andrés Bello

Etiquetas