Carta al director

Los sueldos del fútbol

Por: Diario Concepción | 26 de Junio 2017

Señor Director:

Los directivos del club de fútbol Colo-Colo, acaban de informar recientemente que han contratado al futbolista Jorge Valdivia. En su contrato se estipula, según lo que ha emanado como información en diversos medios de comunicación en nuestro país, que su remuneración mensual alcanzará la cifra de $40.000.000 al mes por los servicios profesionales que “El mago” prestará al club.

Cierto es que la cifra es muy abultada, para el ingreso promedio nacional, qué decir del ingreso mínimo. Dicho en matemática básica pero ilustradora, un sujeto en Chile, que gane el sueldo mínimo ($ 270.000), debería trabajar 148 meses para ganar lo que Valdivia obtendrá en un mes. Es decir, en un poco más de 12 años.

Muchos dirán que esto es normal, más aún en el libre mercado democrático, más todavía incluso en las versiones ultra liberales. En sociedades o sistemas sociales donde rigen imperativamente estas reglas, es normal, legal y hasta mediático, que el señor Valdivia gane ese abultado sueldo, total, el valor, misterioso, de la mano negra misteriosa, que le pone el valor a las mercancías, lo justifica todo. Si hasta el sueldo de los senadores parece para la risa al lado del sueldo del “Mago”.

Sin embargo, lo curioso es que no es tan así, que el valor de lo que las cosas valen, y de los sueldos que los chilenos reciben, sean producto del misterioso y mágico libre mercado.Recuerdo al ex presidente Piñera refiriéndose a la educación como un bien de consumo, “alguien debe pagar”.

Entonces, ¿Quién paga aquí la diferencia de sueldo, ¿No serán los millones de abonados a la señal del canal del fútbol y de toda la parafernalia contigua los que, al final de los finales, con su esfuerzo cotidiano, maltratado y mal pagado, son los que terminan asumiendo la diferencia?

Mauricio de Gilbert

Etiquetas