Carta al director

Familia y desarrollo profesional

Por: Diario Concepción | 16 de Junio 2017

Señor Director:

En un tiempo en que se espera que cada dificultad tenga una solución específica, parece cada vez más necesario hacerse experto en un área de desarrollo en particular. El no hacerlo pone en riesgo el crecimiento profesional y, por tanto, la trayectoria laboral. Para lograr esto, se necesita una gran cantidad de recursos no solo económicos, sino también de tiempo y energía que son indispensables para concluir con éxito los estudios de perfeccionamiento.

Las investigaciones indican que los niños que ven a sus padres estudiando tienden a presentar un acercamiento al aprendizaje más amigable, considerando el estudio como una oportunidad de desarrollo y no como “una lata”. Por otra parte, se reporta una percepción de que es posible mejorar la situación actual si se invierte esfuerzo y tiempo.

Así, parece posible compatibilizar el desarrollo profesional con la vida de familia, ya que para los niños resulta ser un factor protector el visualizar que mediante el aprendizaje se puede obtener satisfacción personal, lo que se puede llegar a traspasar a su propia vida escolar.

En todo caso, siempre es bueno tener presente algunos puntos para lograr este objetivo. (1) Resulta esencial explicarles a los hijos el motivo por el cual es importante para los padres seguir desarrollándose, siempre sirve el mostrar cuál es la expectativa y qué se quiere lograr. (2) Contarles a los niños que este proceso de especialización tiene una fecha de inicio, pero también de término, por lo que será posible que en ese periodo vean al padre o la madre con preocupaciones distintas. (3). Establecer tiempos exclusivos para los niños e indicárselos, por ejemplo, mientras hacen las tareas, antes de dormir o bien durante el almuerzo. Da lo mismo el momento del día en el que se haga, la importancia radica en que el niño sepa que ese es su tiempo y que es tan valioso como el tiempo en que el papá/mamá estudia.

Es probable que si se logra compatibilizar el tiempo de calidad con los hijos y la expresión de la satisfacción que se logra en este proceso, se pueda potenciar en los niños el sentimiento de que el aprendizaje tiene más que ver con las posibilidades de conocer mundos distintos, que con el solo hecho de cumplir con una nota.

Paulina Galindo Kiessling
Psicóloga y académica Facultad de Psicología Universidad San Sebastián

Etiquetas