Guillier y favoritismo de Piñera: “Es un castigo a las dificultades en la gestión de Bachelet”

negocios
Fecha Publicación: 21/4/2017

El candidato presidencial conversó con el diario español El País, y aseguró que lo que la gente ve en él es que no está "contaminado con la corrupción política", a diferencia del ex Presidente Ricardo Lagos.

Tiene dividido el ambiente en la Nueva Mayoría, si bien hasta ahora parece ser la opción con más apoyo dentro del bloque, aún hay sectores, como la Democracia Cristiana, que no han dado muestras de empatía con la candidatura de Alejandro Guillier.

Hasta ahora es la opción que junta la mayor intención de voto dentro de la centro izquierda, pero no ha convencido a todos. Y en entrevista con el diario español El País, el senador explicó que las preferencias que hay sobre él se explican porque es una persona que no pertenece a la élite chilena y que la gente lo percibe como “un chileno más, que ha conocido el desempleo, las lagunas previsionales, que no siempre llegó a fin de mes tranquilamente”.

Citando a Pepe Mujica, Guillier además manifestó que “no se puede representar a la gente si no vives como la gente. Yo soy un hombre de centroizquierda de acento socialista”.

Pese a esto, aseguró que el apoyo que recibió frente a la opción de, por ejemplo, el ex presidente Ricardo Lagos se justifican en que “no me ven contaminado con la corrupción política ni desgastado por las prácticas cupulares. Políticos antiguos que no están tocados por la corrupción, como Lagos, pertenecen a un Estado que ya pasó”.

Sin embargo, admite, pese al apoyo, que las campañas en su contra de quienes decían que “no tiene programa y que es populista”, le causaron daño, “sobre todo el amigo”.

En cuanto a la posibilidad de triunfar de Sebastián Piñera en las elecciones de noviembre, Guillier dice que “es un castigo a que hemos tenido dificultades en la gestión del gobierno de Michelle Bachelet”.

“Chile es un país de centroizquierda, pero le gustan los cambios moderados, graduales, no quiere cambios bruscos. Los gobierno no hacen ganar elecciones, pero las pueden hacer perder. Y hemos tenido problemas en la gestión y en la gobernanza de las reformas”, dice.

Además, agrega que la forma de gobernar que han tenido los gobierno más progresistas del país, creyeron que “su papel era humanizar al capitalismo, administrar un modelo ajeno”.