Mitos y verdades de las operaciones láser oculares

Millones de operaciones se registran en el mundo, bajo esta técnica. Lo importante para que sea exitosa es informarse sobre los centros especializados y el profesional a cargo.

Más de 35 millones de personas se han sometido en el mundo a la operación correctiva Lasik, en los últimos 25 años. Los avances tecnológicos permiten obtener los resultados deseados en la mayoría de los casos, sin embargo, existen algunos en los que puede haber pequeños cambios en la refracción post quirúrgica.

Para mitigar estas situaciones, el doctor de la Clínica Oftalmológica Providencia (COP), Eusebio García advierte de los riesgos de informarse por medios informales y recurrir a centros especializados y con buenos profesionales.

“Es importante tener presente ciertas consideraciones al momento de seleccionar el lugar para la cirugía, más allá del precio, es importante investigar respecto de la experiencia de los profesionales médicos, la data de los equipos con los que cuente la clínica, consultar si la cirugía ofrecida es personalizada y además evaluar la opción 100% laser”, explicó.

Dentro de los errores refractivos más comunes tratados con cirugía refractiva, se encuentra la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo, además de la presbicia.

Para ser un candidato potencial al procedimiento, el defecto visual debe ser estable. Es necesario que la dioptría (refracción) del paciente no sufra modificaciones a lo menos durante los últimos dos años.

La edad resulta un factor importante, alrededor de los 21 años, siendo un requisito que el ojo haya terminado de crecer. Cumpliendo con los dos puntos anteriores, es necesario realizar una evaluación diagnóstica previa para conocer las condiciones y especificaciones de cada paciente.

“Los avances tecnológicos permiten obtener los resultados deseados en la mayoría de los casos, sin embargo, existen algunos en los que puede haber pequeños cambios en la refracción post quirúrgica, pero en sí el procedimiento es seguro y rápido”, expresó el especialista.

El lasik corrige los errores de refracción que presenta el paciente en el momento de la cirugía. En la medida que pasan los años, irán apareciendo algunos problemas oculares relacionados con la edad, como son la vista cansada o presbicia, donde el paciente puede encontrar solución láser a la visión a corta distancia con la técnica Supracor.

Esta técnica se basa en los principios de la cirugía Lasik. Consiste en proporcionar un efecto multifocal en la córnea que soluciona los problemas de visión cercana, entregando una visión funcional tanto de cerca y lejos como en visión intermedia, mejorando la visión nocturna, halos o reflejos alrededor de las luces.

¿Operación dolorosa?

No es una operación dolorosa, “si bien se produce una pequeña molestia, una sensación de arenilla durante las dos primeras horas; esto porque durante la cirugía se aplican colirios (gotas) anestésicas. Una vez que el paciente es intervenido, se prescriben algunos medicamentos que permiten mitigar las molestias, pero resulta imprescindible seguir las indicaciones médicas al pie de la letra para conseguir los resultados deseados”, recalcó el doctor García.

La operación es ambulatoria, a los pocos minutos de la intervención el paciente comienza a recuperar su visión mejorando conforme pasan las horas y los días dependiendo de la técnica utilizada. Tratándose de Lasek o PRK, el post operatorio puede resultar más largo y puede generar mayores molestias, pero con la técnica lasik y 100% láser, el periodo de recuperación se establece entre 24 y 48 horas.

La principal diferencia entre estos dos tipos de cirugía láser ocular radica en la manera en la que el láser accede a las capas interiores de la córnea (el estroma). La cornea (es la capa transparente situada en el exterior del ojo por delante del iris y la pupila) es la estructura ocular en la que se aplicará el láser.

Uno de los tantos mitos frente a estos procedimientos es que una persona operada anteriormente no puede volver a ser operada, en este caso el especialista es enfático en recalcar que esto es variable, “la factibilidad de ser intervenido dependerá del resultado de una serie de exámenes que darán cuenta del estado en que se encuentran los ojos y en especial la córnea. Si los resultados son satisfactorios, el paciente puede volver a ser intervenido, preferentemente con una cirugía 100% láser”, puntualizó.
 

Algo que los potenciales pacientes deben tener claro, si están pensando como opción la cirugía láser es no caer en promociones, “si bien la eficacia en los procesos asociados ha permitido reducir los costos de la intervención, efectos que se han traspasado al paciente a través de la disminución de aranceles. Sin embargo, todo tiene sus límites y por ello, se recomienda estar alerta a promociones con tarifas muy bajas”, finalizó el doctor de la Clínica Oftalmológica Providencia.