Chile y el ranking de felicidad de la ONU

Fecha Publicación: 12/1/2017

Se ha mencionado en varias fuentes que una de las características idiosincráticas de la chilenidad es el rápido entusiasmo y el rápido pesimismo, hay numerosas frases que expresan esa tendencia a subvalorar lo nuestro, nuestras capacidades y competencias, incluyendo una suerte de resignación ante la fatal condición de la raza, que explica o justifica que las cosas caminen más mal que bien, o a medias, para reflejar con más exactitud la calificación promedio de las tareas del país. En términos generales predomina el pesimismo, matizado con breves instancias en sentido contrario, hasta acercarse a la soberbia.

Sin embargo, a la mirada externa surge otro Chile, en el nuevo ranking de felicidad de la ONU nuestro país aparece entre los 25 más felices del mundo, acompañado por otros cuatro países latinoamericanos que nos superan. Lo que llama inmediata y obviamente la atención es estar en esa posición en un año que ha sido descrito como tormentoso, con interminable y acalorado debate sobre las reformas y en medio de una aguda desaceleración económica. Aun así, Chile se ubica en el lugar 24, mientras Costa Rica y Puerto Rico son descritos como los países de Latinoamérica más felices según el último Informe Mundial de la Felicidad 2016, elaborado por un panel de expertos a instancias de Naciones Unidas presentado a finales del año recién pasado en Roma. 

Este informe es realizado por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y la Universidad de Columbia, con el propósito de analizar el nivel de felicidad en 156 países del planeta a partir de indicadores como el sistema político, los recursos, la corrupción, la educación o el sistema de sanitario, por medio de seis factores; niveles de PIB, esperanza de vida, generosidad, apoyo social, libertad y nivel de corrupción.

De los 156 Estados observados, Costa Rica se sitúa en el puesto 14, con una puntuación de 7,087 sobre 10, y Puerto Rico ocupa el 15, con 7,039 puntos, México en el 21, Panamá en el 25, Argentina en el 26, mientras Bolivia se ubica en el 59; Perú 64, Paraguay 70, República Dominicana 89 y Honduras 104.

Se puede comparar a Chile favorablemente con algunos países de la Unión Europea, en los cuales España, Italia y Grecia ocupan los peores lugares con las posición 37. El lugar más feliz es Dinamarca, que logra una puntuación suficiente como para arrebata a Suiza la primera posición en esta clasificación, país que retroceder hasta el segundo puesto. En el último lugar de la clasificación aparece Burundi y Siria.

El resultado de estos estudios confirma el creciente interés de los economistas en el tema de la felicidad y el bienestar subjetivo, como indicadores del desarrollo humano. No se trata sencillamente de obtener cifras adecuadas que indiquen el producto interno bruto, o el ingreso per cápita, sino observar otros indicadores del bienestar de las personas; por lo tanto, hay cada día más países que tienen a la vista estos argumentos para diseñar sus políticas sociales.

Según algunos de los autores del estudio, los que se conforman sólo con el PBI arriesgan malas sorpresas, porque éste no refleja con fidelidad la satisfacción de los ciudadanos y, por tanto, el apoyo a los políticos que exhiben este parámetro como indicador de la calidad de su gestión, hacer un buen gobierno tiene más aristas que las meramente numéricas.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF