Arquitectas crean TuCasaOK para asesorar compras de vivienda

negocios

Un nuevo servicio llega a Concepción: la inspección profesional de viviendas al momento de ser recepcionadas por los futuros propietarios. Las socias quieren poner fin a las malas prácticas de algunas constructoras e inmobiliarias.

Silvanio Mariani
silvanio.mariani@diarioconcepcion.cl


La compra de una vivienda puede ser la realización de un sueño... O convertirse en una pesadilla. Pues evitar la última opción es lo que las arquitectas Manuela Maturana y Paulina Salas buscan evitar a través de su empresa TuCasaOk (www.tucasaok.cl), un emprendimiento que lleva dos años en Santiago y que ahora aterriza en Concepción. 

En pocas palabras, la empresa ofrece una inspección profesional de propiedades para verificar las reales condiciones de la vivienda comprada, desde las terminaciones, la red hidráulica y eléctrica, hasta la verificación de los metros cuadrados. Tras la revisión, adjuntan fotografías y generan un informe que será entregado a la parte vendedora. Eso antes de que el comprador firme el acta de recepción de la vivienda. Es decir, asesoran a los futuros propietarios en el momento de la pre entrega y entrega de sus casas o departamentos.

La idea partió de la experiencia de Maturana en una constructora, donde conoció de primera fuente la falta de conocimientos de los futuros propietarios para identificar el estado de las viviendas, como también las malas prácticas de algunas constructoras e inmobiliarias.


Todos ganan 


El negocio prendió y el número de clientes superó las expectativas. De hecho, los futuros propietarios suelen agradecer el apoyo entregado en todo el proceso de compra, puesto que en definitiva el trabajo de TuCasaOk resguarda la seguridad de la familia y el valor de la inversión realizada.

Por otro lado, las inmobiliarias también lo agradecen, ya que con el tiempo va disminuyendo la post venta en un 90 por ciento, explica Maturana.

"La post venta es un verdadero ‘cacho’ para las inmobiliarias, porque tienen que solucionar problemas cuando ya no están los maestros, los equipos, y con ello se genera un costo más alto para las reparaciones".

La excusa para independizarse rindió a las dos socias el Start-up Chile 2016, un programa de apoyo de Corfo que entrega recursos para emprendimientos de impacto social. 


Cómo funciona


El servicio consiste en una visita a la vivienda, antes de que sea firmado el acta de recepción, para una inspección que dura entre dos y tres horas. Incluye una exhaustiva medición, utilizando aparatos electrónicos, del tamaño exacto de la propiedad, una revisión de sistemas eléctricos e hidráulicos, estado de cerámicos y baldosas, chequeo termográfico de cañerías, pisos y terminaciones, entre muchos otros detalles que suelen escapar al ojo que tiene poca o ninguna experiencia.

"Contamos con equipos de última tecnologías para inspeccionar al detalle si hay una fuga de gas, que el piso esté o no soplado, si hay problemas en la red eléctrica y verificamos los metros cuadrados vendidos y el estado de las terminaciones", detalla Manuela Maturana. 

Las fallas más recurrentes son pisos desnivelados, cerámicas o porcelanatos mal adheridos, fugas de gas, filtraciones y presión inadecuada de agua. Por lo mismo, en cada propiedad inspeccionada encuentran alrededor de 300 observaciones. También ofrecen la opción de una segunda visita para corroborar que se hayan realizado correctamente todas las observaciones del primer informe.


Arribo a Concepción


La llegada de TuCasaOk a la Región del Bío Bío está a cargo de Cecilia Villarroel, también arquitecta con larga experiencia. 

"Tenemos experiencia en el área de la construcción, y por ello somos testigos de fallas en los procesos constructivos que se traducen en que al menos el 90% tiene problemas de post-venta, que terminan siendo conflictivos para los clientes", dice Villarroel.

Explica que el ciudadano común desconoce las exigencias a las que las empresas inmobiliarias y constructoras deben responder, ya sea por normativa o por los acuerdos que estas mismas sostienen. Después que termina la garantía (3 años para terminaciones, 5 años para instalaciones y 10 años para estructura), el comprador deberá pagar las reparaciones si no las detecta a tiempo. 

"Este es un servicio nuevo en Chile, y que viene a poner punto final a la libertad con que las inmobiliarias y constructoras realizan las entregas, ya que debido al auge inmobiliario, no siempre se vela por la calidad, sino que por la cantidad, afectando a miles de nuevos propietarios", dice Villarroel. Y por su llegada a Concepción, avisa, los nuevos clientes tendrán un 10% de descuento.